Archivo mensual: diciembre 2011

NACE UNA FACULTAD

Este día 16 de diciembre de 2011 la Facultad de Ciencias Agrícolas fue inaugurada oficialmente, en la sede “Frank País García” de la Universidad de Oriente, cumpliéndose así un gran sueño, acariciado largamente y que es hoy una realidad.
Con la creación de esta facultad, la número 11 de esta alta casa de estudios se garantizará la formación de profesionales altamente capacitados para incidir en el desarrollo agroproductivo del territorio santiaguero.
Esta nueva facultad tiene por sede a la antigua Escuela de Trabajadores Sociales, y en sus magnificas instalaciones acoge a los 3 primeros años de la carrera de agronomía con un total de 152 estudiantes, además tiene la misión de atender las carreras de perfil agropecuario que se desarrollan en los Centros Universitarios Municipales, con la adecuada atención metodológica de los docentes, la superación profesional y académica de los profesionales de la agricultura y desarrollar investigaciones científicas y proyectos dirigidos al sector agropecuario.

La doctora Martha Mesa Valenciano, rectora de la Universidad de Oriente, expresó que la inauguración de esta Facultad tiene lugar en un momento especial tras la celebración del VI Congreso del Partido y el actual proceso de instrumentación de los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución, dirigidos a incentivar la revitalización de la producción agropecuaria en el país.

Agradeció a las instituciones que colaboraron a la constitución de esta importante Facultad, que tiene como antecedente más reciente el Departamento Agropecuario vinculado a la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad de Oriente, creado en 1996.

El doctor Gualvis Machado Carcasés, en su condición de Decano de Facultad de Ciencias Agrícola, destacó a los mayores impulsores de este proyecto, al vicerrector de investigaciones y postgrados Dr. C. Hipólito Carvajal Fals y a la propia rectora, dió a conocer a los presentes sobre las carreras que se estudian y que son ingeniería agropecuaria, ingeniería en procesos agroindustriales, agronomía y Veterinaria con una matrícula de más de 600 estudiantes, en los nueve municipios santiagueros, vinculados al proceso de universalización de la enseñanza.
Una fortaleza de esta joven facultad es sin duda el postgrado ya que existen planes muy ambiciosos que incluyen un doctorado, una maestría y dos especialidades que se suman a los cursos y diplomados que tradicionalmente impartía el Departamento Agropecuario.
Por tanto ya Santiago de Cuba dispone de una Facultad de Ciencias Agrícolas y es todo un reto pero confíamos en que sabremos afrontarlo y cosechar éxitos para el bien de la agricultura del país. Enhorabuena, santiagueros.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Solarización como alternativa para el control de malezas y patógenos del suelo

SolarizaciónLa técnica de solarización consiste en cubrir el suelo húmedo con plástico transparente delgado durante el verano, a fin de incrementar las temperaturas que permitan destruir a la mayoría de los fitopatógenos, insectos y malas hierbas. La radiación solar pasa a través del plástico transparente, se convierte en calor, e induce cambios físicos, químicos y biológicos en el suelo. El tratamiento dura más de cuatro semanas, tiempo necesario para ejercer un control en las capas profundas del suelo. Un manejo satisfactorio depende de la duración del tratamiento, intensidad de la radiación solar y de la conductividad térmica del suelo.
La solarización no requiere transportar el calor desde la fuente de producción hasta el campo. Por esta razón, se puede efectuar en superficies muy extensas. Las temperaturas son relativamente bajas, en comparación con el calentamiento artificial mediante vapor de agua caliente, por lo que los efectos sobre los componentes biológicos son menos drásticos. Además, los efectos negativos observados en suelos tratados con vapor de agua caliente, como son la fitotoxicidad por la liberación de manganeso y otros productos tóxicos, así como la rápida reinfestación del suelo, debido a la creación de un vacío biológico, no ocurren después del proceso de solarización.
Las recomendaciones para llevar a cabo la técnica de solarización, siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan, son las siguientes:
a. El área por solarizar debe estar bien preparada; libre de terrones grandes, residuos de cosecha y malezas, los cuales podrían levantar el plástico o romperlo.
b. El plástico debe ser transparente (y no pigmentado) para que permita el paso de la mayor parte de la radiación solar que calentará el suelo. El plástico transparente debe formularse con inhibidores ultravioleta (UV) para evitar el deterioro rápido del polietileno, permitiendo que el suelo se pueda solarizar por más tiempo, se reutilice, o bien que se deje para usarlo como acolchado para el desarrollo de cultivos hortícola.
c. El plástico debe ser lo más delgado posible (0.025-0.050 mm = 25-50 micras), ya que es más económico y efectivo para calentar el suelo, y porque hay mejor transmisión de radiación solar que en los plásticos más gruesos. El plástico transparente grueso refleja más energía solar que el delgado, y provoca temperaturas ligeramente más bajas.
d. El suelo debe cubrirse con la película de plástico durante el período de temperaturas altas, días largos y radiación solar intensa.
e. El suelo puede cubrirse total o parcialmente en bandas sobre las camas o surcos. La solarización en bandas es más económica que la solarización total; sin embargo, existe un gran riesgo de que el suelo tratado pueda reinfectarse más rápidamente. El plástico se puede dejar colocado para usarlo como acolchado, sólo si fue protegido mediante inhibidores UV.
f. El plástico puede colocarse manual o mecánicamente. En áreas pequeñas -como jardines, invernaderos – la colocación del plástico puede llevarse a la práctica manualmente, o por medio de maquinaria, cuando se trate de extensiones más grandes de terreno: Entre la película de plástico y la superficie del suelo debe haber un espacio mínimo, con el fin de evitar bolsas de aire que retarden el calentamiento del suelo.
g. El suelo debe mantenerse húmedo durante el período de tratamiento para incrementar la sensibilidad de los patógenos y también con el propósito de mejorar la conductividad térmica del mismo. El suelo puede humedecerse antes de instalar el plástico o después de colocado mediante riego por goteo. La solarización es más efectiva cuando el suelo se humedece después de instalar el plástico.
h. El tiempo de tratamiento debe ser suficientemente prolongado. Por lo general, de cuatro a seis semanas para lograr el control de patógenos, malas hierbas e insectos en todas las profundidades deseadas, ya que las temperaturas en las capas profundas del suelo son más bajas que en las superiores.
i. El plástico debe removerse después del tratamiento de solarización. El suelo puede plantarse con un cultivo o dejarse hasta la siguiente temporada. Otra alternativa es no remover el plástico y pintarlo de blanco para dejarlo como acolchado.
j. Si el suelo tiene que prepararse después del proceso de solarización -por llevarse a cabo en suelo plano, antes de plantar o sembrar- la labranza debe ser superficial, es decir, a una profundidad menor de 5 centímetros para evitar el movimiento de propágulos de patógenos y semillas de malezas que puedan emerger a la superficie. La mejor alternativa es solarizar el terreno ya surcado, de acuerdo a las necesidades del cultivo.
2. Los beneficios de la solarización.
La técnica de solarización es uno de los descubrimientos más importantes que han surgido para el control de patógenos, malas hierbas e insectos del suelo. Las plantas desarrolladas en los suelos solarizados son con frecuencia más vigorosas.
2.1 Control de patógenos:
En Israel, en 1975, Katan y colaboradores fueron los primeros en demostrar que la solarización puede controlar patógenos y malas hierbas. De Vay, citado por Yost y MacGill , mencionó que es el descubrimiento más sobresaliente en muchos años para el control de enfermedades de plantas. A partir del primer reporte, se ha demostrado que la solarización controla efectivamente muchos patógenos del suelo, como son: Alternaria, Dydimella, Fusarium spp., Phymatotrichum, Plasmodiophora, Pyrenochaeta spp., Pythium spp., Bipolaris, Rhizoctonia, Rosellinia, Sclerotinia, Sclerotium spp., Thielaviopsis, Verticillium, Agrobacterium, Streptomyces, Orobanche y nematodos, así como una gran número de especies de malezas.
La solarización provoca en el suelo, los siguientes resultados:
1.- Incrementos en las temperaturas.
2.- Cambios en la microflora a favor de los antagonistas.
3.- Retención de altos niveles de humedad.
4.- Transformaciones químicas y físicas.
5.- Recomposición gaseosa de la atmósfera del suelo.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario