Archivo mensual: octubre 2011

La lombríz de tierra, una excelente aliada para el agricultor

La lombríz de tierra es uno de los muchos habitantes naturales del suelo, que son imprescindibles para realizar una agricultura sana, es decir, una Agricultura Orgánica.

La lombríz transforma y enriquece los restos orgánicos que caen en el suelo, convirtiéndolos en alimentos para las plantas. Su importancia y uso en la agricultura se conocen desde la antigüedad. Las lombrices siempre estuvieron en el suelo, hasta que el ser humano comenzó a tumbar sin control los árboles, a arrasar con la vegetación, quemar, aplicar venenos, contaminar, y erosionar; en fin, matar el suelo.

Si las lombrices encuentran buenas condiciones en su hábitat, se convierten en elementos activos que ayudan a hacer del suelo un lugar adecuado para el crecimiento de las plantas y el desarrollo de la vida.

Es por todo ello que de define la Lombricultura como la tecnología utilizada para transformar fuera del suelo, los residuos orgánicos sólidos, mediante el trabajo directo de las lombríz de tierra, de lo cual se obtienen como productos humus de lombriz y proteína animal, así como un impacto muy saludable sobre el medio ambiente, ya que estas destruyen las sustancias contaminantes.

El humus de lombríz es el mejor fertilizante orgánico que se conoce, debido a que contiene todos los macros y micronutrientes que necesita la planta y una alta carga biológica, que junto a las sustancias estimuladoras del crecimiento vegetal que posee, hacen de él un producto cotizado en la práctica agrícola.

Características de la lombríz.

En el suelo habitan 6 000 especies de lombrices, las cuales se alimentan de materia orgánica semidescompuesta.

Las características más importantes son las siguientes:

• Tienen boca pero no poseen dientes, de manera que para alimentarse chupan el alimento y necesitan que este no sea ácido, por tanto su alimento debe estar desmenuzado, razón por la cual debemos tomar precauciones al utilizar determinados tipos de sustratos, ya que por lo general estos no pueden ser empleados en su estado fresco, pues resultan muy agresivos y tienden a dañar a las lombrices; por esto, generalmente se recomienda esperar de 15 a 30 días hasta que cambie la coloración del alimento , el olor vaya de más intenso a menos intenso y baje la temperatura de 60 a 20 grados Celsius.

• No dañan las raíces de las plantas, ya que se alimentan de materia orgánica en descomposición.

• Ingieren diariamente su propio peso en alimento.

• Respiran a través de la piel, la cual es sumamente delicada, por tanto permanentemente necesitan una humedad de 80 a 85 %.

• La luz solar y los rayos ultravioletas las pueden matar en poco tiempo, por lo que es importante mantener la sombra en el cultivo.

• Cada lombríz tiene dos sexos (hermafroditas), pero no se autofecundan. Para la fecundación es necesario que se apareen dos lombrices, esto sucede cada 7 días después que son adultas (3 meses de nacidas).

• Las crías se forman en una cápsula o capullo que tarda en incubar de 14 a 21 días, luego se originan generalmente entre 2 y 4 lombrices.

Especies que se utilizan en el cultivo.

De todas las especies de lombrices existentes, las que se utilizan para el desarrollo del cultivo son las que acostumbran a vivir en abundantes cantidades de materia orgánica, sin escaparse, o sea, que no son errantes. En Cuba las especies más utilizadas son:

Roja californiana (Eisenia foetida), y la Roja africana (Eudrilus eugeniae). Las diferencias entre estas dos especies se resume en la tabla a continuación.

Diferencia entre las especies Roja californiana y Roja africana.

Indicadores   Roja californiana   Roja africana

Largo                    6-8 cm.             12-20 cm

Color                Rosado oscuro      Rosado púrpura

Diámetro               2-3 mm                4-5 mm

Peso                      0.7-1.0 g               1.5-2.5 g

Movilidad               Lenta                Muy rápida

Posicióndel clitelo: Más alejado de la parte anterior del cuerpo en la Roja Californiana y Cercano a la parte anterior del cuerpo en la Roja africana.

En general, las lombrices pueden alimentarse de cualquier sustancia orgánica sólida, estiércoles de cualquier tipo de animal, residual sólido orgánico industrial, restos de cosecha, basura urbana, entre otros.

No obstante, es requisito inviolable la preparación previa de este alimento, con el objetivo de proporcionarle las condiciones que exigen las lombrices para ingerirlo.

Dicha preparación se realiza revolviendo el residual y lavándolo hasta que se logre que el alimento pierda la acidez o basicidad excesiva adoptando un pH entre 7 y 8, lo cual se conoce midiendo o realizando una prueba de caja, que consiste en poner en contacto el alimento con 50 lombrices y si transcurridas 24 horas no han muerto, significa que el alimento está listo.

Tipos de alimentos:

Las lombrices se alimentan de cualquier materia orgánica sólida en descomposición. En este sentido el alimento puede dividirse en convencional y no convencional.

Convencionales

Estiércol vacuno,

Cachaza,

Pulpa de café.

Estiércol ovino,

Estiércol ovino,

Estiércol equino,  de conejo, entre otros.

No convencionales

Restos de plátano,

Residuos de cítricos,

Residuos sólidos urbanos,

Polvo de coco,

Restos de madera,

Gallinaza y otros restos orgánicos.

En general, a estos alimentos es necesario darle un tratamiento previo de manera que cuenten con las condiciones óptimas para que la lombriz lo acepte.

Esto se logra cuando el residual se deposita en pilas, preferentemente no más altas de 60 cm y 2 ó 3 veces a la semana. Casi siempre este proceso dura de 15 a 20 días, en dependencia del residual. Dicho proceso no es necesario en el caso del estiércol de conejo y el equino, pues naturalmente tienen las condiciones para que la lombríz lo acepte.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario