Archivo mensual: abril 2011

Insecticidas botánicos, una excelente alternativa

Para nuestros agricultores, a veces se torna díficil combatir las plagas de los cultivos, entonces porque no utilizar los medios que nos brinda la naturaleza, por eso proponemos el uso de diferentes plantas con el fin de controlar estas plagas, veamos estos remedios “caseros”.

Insecticidas Botánicos.

I. Adelfa: actua contra Aphidos, polillas y nematodos Helicotilenchus y Rotilenchus.
Rhizoctonia solani y Fusarium
Preparación:
Hojas secas 100 g/l por 24 horas.
II. Aji Picante: 5 g con 10 g de Jabón de coco en 1 litro de agua.
III. Ajo: Contra gorgojos, aphidos, chinches, trips, mosquitos, moscas, nematodos, hongos y bacterias (Erwinia sp, Pseudomonas y Xanthomonas.
Medio kg de hojas molidas remojar en 10 litros de agua.
También decoción con 70 g de dientes en un litro de agua y diluir 1:7.
75 g de dientes en 15 litros de agua caliente, hervir 20 minutos.
10 g de jabón en ½ litro de agua, machacar 100 gr de ajo, dejar en reposo y agregar 2 cucharaditas de aceite mineral o de cocina durante 24 horas y agregarlo a la solución jabonosa, mezclar todo y agregar 10 l de agua y asperjar.
Mezclar una botella de agua y otra de alcohol, agregar 5 dientes de ajo y licuar 3 minutos. Colar y guardar en frascos tapados en un lugar fresco.
Moler 6 dientes de ajo en licuadora, Añadir ½ litro de alcohol fino y ½ litro de agua, batir y colar, envasar y poner en el congelador.
Triturar 90 g de ajo con aceite, dejar en reposo 24 horas, añada agua y ralladura de jabón de lavar, mezclar, colar y aplicar.
IV. Nim
1. Mezclar 300-500 g de semillas molidas en 10 litros de agua, filtrar por tela fina y asperjar.
2. Secar semillas al sol y molerlas.

V. Cebolla. contra Gorgojos, aphidos, larvas, lepidopteros y hormigas rojas, Phitoptora y bacterias.
1. Triturar 100 g de bulbos, obtener el jugo y agregar 10 l de agua
2. Triturar ½ kg de hojas y ponerlas en remojo en 10 l de agua.
3. Macerar 500 g en 1 litro de agua 24 horas.
4. Hervir 50 g de cascara en 1 litro de agua contra hormigas.
5. Triturar hojas secas y espolvorear.
6. Macerar 4 cebollas rojas y 4 dientes de ajo, dejar en reposo al sereno, mezclar con 2 cucharadas de jabón de lavar 1 cucharadita de pimienta negra y 20 litros de agua.

VI. Caña Santa (Hierba de calentura)
Contra mosquitos, moscas, aphidos, Rizoctonia solani, Fusarium y Sclerotium, piricularia y ustilago, Botritis y nematodos.
1. Triturar hojas secas, es repelente de mosquitos y moscas.
2. Sembrar en suelo afectado de meloidogyne incógnita.
3. Decoccion con hojas frescas con igual cantidad de agua, calentar 1 hora y filtrar caliente, aplicar frío contra aphidos y ácaros.

VII. Chirimoya, Guanábana y anón. (contra aphidos, gorgojos, polillas y primavera, moscas, cucarachas y meloidogyne sp.
1. Secar las semillas y usar en espolvoreo.
2. 2 litros de semillas pulverizadas en un galón de agua o alcohol durante 5 días (tapar recipiente) Tomar 12 de preparado y agregar 19 de agua.

VIII. Crysantemo (trips, Primavera, mosquitos y cucarachas.
1. Macerar 3 días 30 g de flores secas por litro de agua.
2. Planta completa 13 kg en 110 litros de agua.
3. 5 cucharadas de polvo de flores secas con jabón en 10 litros de agua.
4. 100 g de flores secas con 1 kg de talco para espolvoreo.

IX. Eucalipto (Gorgojos, polillas, primavera, aphidos y mosquitos. Hongos y xanthomonas.
1. Secar hojas y espolvorear
2. 200 g de hojas, reposar 24 horas y agregar 200 l de agua.
3. Fermentar 8 días, 2 libras de hojas, tallos y ramas en 1 galón de agua. Diluir un litro en 20 de agua.
4. Macerar polvo de hojas en agua al 75%.

X. Flor de muerto o Tagete. Insecticida y nematicida, royas, tizones y otros hongos.
1. Macerar 50 g de semillas en 1 litro de agua.
2. Macerar flores duran 5 a 10 dias y diluir en agua 2:1 añadiendo jabón 2 cucharadas, por cada 5/6 litros de solucion.
XI. Higuereta. (Contra meloidogyne s, Helicotylenchus, Heteroles y Protylenchus sp. Collectotrichum y Rizoctonia Fusarium.
1. Decocción de planta entera en agua y se incorpora al suelo.
2. Machacar semillas, agregar agua, incorporar al suelo.
3. Emulsionar el aceite de semillas, mezclar con agua y asperjar.

XII. Incienso
1. Hervir 30 g de hojas en 1 litro de agua, reposar 10 minutos,contra nematodos.

XIII. Manzanilla. (Nematodos (Meloidogyne) y hongos.
1. Macerar flores en agua 24 horas.
2. 50 g de flores secas en 10 litros de agua, calentar 10 a 20 minutos.

XIV. Tomate. Contra Aphidos, polillas, primavera, mosca blanca y cucarachas, nematodos (meloidogyne f) protilenchus.
1. Macerar 2 puñados de brotes desmenuzados en 2 litros de agua por 5 horas. Contra Mosca Blanca en época de vuelo.
2. Mezclar frutos y tallos frescos desmenuzados con ceniza de madera, agregar agua y macerar 5 horas, filtrar y aplicar.
3. Preparar decocción con 0.5 kg de hojas en 2 litros de agua y calentarlo 1 hora, filtrar y aplicar.
XV. Pino – Fungicida, Fusarium, Botritis, Rizoctonia y Phytophora,
Emulsión de aceite 2.5% y agua.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

De la Ciencia: Crean primera hoja artificial

Que ingeniero agrónomo no conoce la ecuación de la fotosíntesis (6 CO2 + 6 H2O –> C6H12O6 + 6 O2), por el cual las plantas son capaces de producir sus propios alimentos a través de un proceso químico llamado fotosíntesis, en el cual se transforma la energía de la luz del sol en energía química.

Se imagina un mundo ecológico que todo la energía que se requiera para el día a día, venga del sol, una energía limpia y renovable. No hablamos de los paneles solares, sino de dispositivos que imiten la función de las hojas, las cuales, mediante la fotosíntesis, aprovechan directamente la energía del sol. Tal vez esto ya no se encuentre muy lejos de volverse realidad ya que científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), liderados por el Dr. Daniel G. Nocera, han manifestado haber desarrollado una hoja artificial que puede hacer fotosíntesis.

El anuncio se dio el 27 de marzo del 2011 , en el CCXLI Encuentro Anual de la Sociedad Americana de Química. Los investigadores desarrollaron una pequeña célula fotoeléctrica, que tiene el tamaño de una carta de naipes, con la capacidad de imitar la fotosíntesis realizada por las plantas. Si bien el dispositivo no utiliza ninguna de las biomoléculas que forman parte del complejo fotosintético de las plantas, tiene la capacidad de romper la molécula de agua en sus átomos elementales: el hidrógeno y el oxígeno, los cuales pueden ser usados para generar energía mediante su combustión.

Como toda célula fotoeléctrica, el dispositivo está formado por silicio, catalizadores y circuitos eléctricos, que aceleran las reacciones químicas. En el 2008, Nocera y sus colaboradores recubrieron electrodos de bajo costo a base de óxido de indio-estaño en una combinación de fosfato y cobalto para poder romper las moléculas de agua. El año pasado, el mismo equipo desarrolló un electrodo mucho más barato que el anterior hecho a base de borato de níquel.

En el presente experimento, las hojas artificiales de Nocera tenían un electrodo hecho a base de cobalto y níquel, el cual operó en un tanque con 4 litros de agua durante 45 horas sin que su producción se vea afectada significativamente.

Hay muchas expectativas con esta tecnología ya que ha demostrado ser eficiente —a pequeña escala— y sumamente económica, ya que los elementos usados en la fabricación de los electrodos son abundantes y están disponibles en todo el mundo. Los países más beneficiados serían los más pobres ya que podrán contar con una fuente de energía barata y limpia.

Bueno, ahora quedará esperar por algunos años para ver como empieza a desarrollarse esta tecnología. El problema que siempre ocurre con las células fotovoltaicas y este tipo de estrategias para aprovechar la energía solar es que cuando son llevadas a gran escala, pierden su eficiencia casi de manera exponencial. Para superar estos inconvenientes, es necesario crear análogos a los compuestos químicos presentes en un sistema fotosintético, tal como, los pigmentos que capturan la energía solar, los transportadores de electrones que generan el potencial eléctrico, etc. Por suerte también se viene desarrollando la biología sintética y química orgánica sintética, los cuales unidos a la ingeniería química y biotecnología podrán impulsar esta tecnología.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Biofertilizantes y Bioestimuladores en Cuba

En el suelo existe una notable población microbiana, dentro de la que se encuentran los microorganismos beneficiosos, caracterizados por realizar funciones como la fijación del nitrógeno atmosférico, la solubilización del fósforo insoluble presente en el suelo, la antibiosis y la estimulación del crecimiento y el desarrollo vegetal, entre otras, todas ellas de suma importancia para el normal establecimiento y aumento de la productividad de especies cultivables de importancia económica.
Las principales funciones de los microorganismos del suelo como pilares básicos para un desarrollo sostenible de los agroecosistemas, son:
 Desarrollo de la estabilidad de los agregados de los suelos cultivables.
 Reciclaje de los residuos orgánicos.
 Producción de sustancias beneficiosas en la zona rizosférica de las plantas.
 Fijación de nitrógeno atmosférico.
 Transformación del fósforo del suelo.
 Control de microorganismos dañinos.
 Materia prima para la obtención de productos naturales.
Conceptos básicos:
 Biofertilizantes:
Los biofertilizantes pueden definirse como preparados que contienen células vivas o latentes de cepas microbianas
eficientes fijadoras de nitrógeno, solubilizadoras de fósforo o potenciadoras de diversos nutrientes, que se utilizan para aplicar a las semillas o al suelo, con el objetivo de incrementar el número de estos microorganismos en el medio y acelerar los procesos microbianos, de tal forma que se aumenten las cantidades de nutrientes que pueden ser asimilados por las plantas o se hagan más rápidos los procesos fisiológicos que influyen sobre el desarrollo y el rendimiento de los cultivos.
 Bioestimuladores:
Se define un bioestimulador como el producto que contiene células vivas o latentes de cepas microbianas previamente seleccionadas, que se caracterizan por producir sustancias fisiológicamente activas (auxinas, giberelinas, citoquininas, aminoácidos, péptidos y vitaminas) que al interactuar con la planta promueven o desencadenan diferentes eventos metabólicos en función de estimular el crecimiento, el desarrollo y el rendimiento de cultivos económicos.
La aplicación de biofertilizantes a base de Azotobacter chroococcum, con reducciones del 30% del fertilizante nitrogenado, permite incrementos del rendimiento por la acción de las sustancias activas estimuladoras del rendimiento sintetizadas por las bacterias, además de su acción fijadora de nitrógeno atmosférico, que permite suministrar a las plantas una parte importante del nitrógeno que necesitan. Actualmente, se recomienda su aplicación en el programa de arroz popular dentro del Movimiento Nacional de Agricultura Urbana de Cuba. En maíz, sorgo y trigo se logra un cierre de las plantaciones entre 9 y 12 días antes en comparación con la áreas sin tratar, con un notable ahorro en aplicaciones de herbicidas y laboreo en general, lográndose incrementos entre 20 y 35% (equivalentes a 0.5-1.2 t/ha) en el rendimiento, con la obtención de frutos y granos de mayor calidad en cuanto a tamaño, peso y apariencia.
El plátano ha sido uno de los cultivos más extensamente beneficiados en Cuba, con la aplicación de Azotobacter
chroococcum, con reducción de un 20% de la fertilización nitrogenada, después que se comprobó por primera vez,
con el auxilio de técnicas isotópicas, que cepas seleccionadas de la bacteria eran capaces de establecer una asociación con el plátano que permitía la fijación del 25% de las necesidades de nitrógeno del cultivo. Al aplicar plantaciones de papa se ha logrado aumentar el rendimiento hasta 8 t/ha, con relación a las áreas no tratadas, en la obtención de tubérculos de mayor tamaño, disminuyendo considerablemente la producción de las llamadas papas “titinas”. El efecto económico de estas aplicaciones por concepto de incremento resulta entre 930 y 1287pesos/ha.
Al aplicar el biofertilizante a base de una cepa seleccionada de A. chroococcum sobre naranja y toronja se logró reducir en un 50% (200kg/ha) la dosis de fertilizante nitrogenado en base a urea, manteniendo el rendimiento lo que pone de manifiesto el alto potencial del microorganismo como nitrofijador en los cítricos.
En el caso de los biopreparados líquidos, en Cuba se han desarrollado diferentes bioproductos estimuladores, nitrofijadores y solubilizadores del fósforo en el suelo, que se aplican en dosis de 2 L/ha con la ayuda de una motomochila para áreas pequeñas o máquina fumigadora regulada a 3 atmósferas de presión para áreas mayores, en ambos casos, en una solución final de trabajo, empleando agua común, a razón de 350 a 400 L/ha, asperjando esta solución en el momento de la siembra sobre el suelo o canteros en el caso de sistemas organopónicos. Pueden aplicarse también a través del sistema de riego.
Las bacterias se establecen en la zona rizosférica de las plantas y se alimentan de las secreciones de las raíces, realizando en esta zona su función de fijar el nitrógeno atmosférico o de solubilizar el fósforo insoluble del suelo. En estas condiciones, las bacterias mantienen altas las poblaciones durante 90-100 días, reduciéndolas paulatinamente por agotamiento de las sustancias nutritivas de las secreciones radiculares, a causa del envejecimiento del cultivo y del antagonismo de otros microorganismos del suelo.
En relación a la forma sólida de aplicación de estos biopreparados, se recomiendan dosis de 1 kg/ha (en base a cachaza), la cual se pre-disuelve en 10 y 20 L de agua común y posteriormente se filtra para recuperar la biomasa bacteriana. Esta operación se repite de dos a tres veces con el objetivo de lavar lo más posible el soporte y así obtener el total de células contenidas en el mismo. Seguidamente, se sigue el procedimiento descrito para la forma líquida.
Los biofertilizantes a base de las bacterias Rhizobium sp y Bradyrhizobium se aplican a dosis de 1 kg/quintal de semilla de leguminosas a tratar, mezclando de forma homogénea (con ayuda de una manta) el inoculante con el volumen de semillas hasta que éstas queden totalmente cubiertas. Para facilitar este procedimiento, se emplean de 0.5 a 1 litro de solución azucarada, empleando azúcar comercial con el objetivo que se adhiera mejor el inóculo a las semillas. Una vez homogenizado el inoculante, se deja orear las semillas y posteriormente se procede a la siembra
manual o mecanizada. Todo este proceso debe realizarse a la sombra, ya que la radiación solar afecta las bacterias.
Los biofertilizantes a base de hongos Micorrizógenos Arbusculares (HMA) desarrollados en Cuba, se aplican por medio del recubrimiento de las semillas en una proporción del 10% de su peso. Generalmente se toma 1 Kg del producto y se mezcla con 600 ml de agua común hasta lograr una consistencia tal que el inóculo se adhiera a la semilla. Una vez recubierta la semilla de forma homogénea se deja secar a la sombra y luego se siembra. En
semilleros y bancos de enraizamiento se aplica 1kg de producto por metro cuadrado, en viveros 10 g debajo de la semilla en el momento de la siembra y en plantas in vitro 2 g por planta en el sustrato de adaptación.
En todos los casos, en el manejo de estos bioproductos, se debe revisar con detenimiento la fecha de vencimiento, entre otras especificaciones de calidad del biopreparado recomendadas por el fabricante, con el objetivo de lograr una inoculación efectiva para todos los biofetilizantes y bioestimuladores existentes en el mercado.
La utilización de los biofertilizantes y los bioestimuladores constituye uno de los procedimientos más económicos y
que más beneficios reporta al agricultor. El costo de producción de 1L de biopreparado líquido fabricado en condicciones industriales, es aproximadamente 1 USD. Con la aplicación de 2L /ha puede obtenerse un beneficio económico de 100:1, tomando en cuenta el ahorro de fertilizante químico y el incremento de los rendimientos. En el caso de la fabricación artesanal, el costo de 1 Kg de bioproducto en polvo es aproximadamente 0.60 USD, con un
beneficio para el agricultor de 50:1. Estos datos forman parte de la experiencia adquirida por los autores en trabajos de fabricación y aplicación en distintos países.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Rotación de los cultivos, una buena opción para el agricultor

¿Qué es la rotación de cultivos?
Como práctica agrícola, la rotación de cultivos puede definirse como la siembra repetida de diferentes especies vegetales, en una misma área o terreno y según un orden de sucesión en el tiempo previamente establecido. Se caracteriza por la inclusión de cultivos que difieran en cuanto a demandas nutrimentales; sistemas radicales y porte o tipo de vegetación.
Es una práctica muy antigua, asociada en sus orígenes a la necesidad de garantizar variedad en la producción agroalimentaria, a la vez que producir alimento para el ganado disponible; posteriormente, el incremento de la población, y por extensión de la demanda de alimentos a ella asociada, el desarrollo de la industria de fertilizantes y el avance tecnológico de la sociedad, motivaron el auge y desarrollo del monocultivo y que los sistemas de rotación dejaran de tomarse en cuenta.
¿Por qué es necesaria la rotación de cultivos?
Las prácticas de manejo de cultivos propias de la agricultura convencional, en su mayoría derivadas de la Revolución Verde, también han afectado negativamente a los suelos.
Así, la reducción de la productividad de los mismos, consecuencia de procesos como la salinización, la compactación y la merma de su actividad biológica, asociadas al escaso contenido de materia orgánica que los caracteriza y que también implica menor capacidad de retención de agua, se destacan entre las consecuencias de dicha filosofía de producción agrícola.
Por otra parte, el reconocimiento creciente de la situación anteriormente descrita, ha generado a escala social una conciencia de la necesidad de revertir los impactos negativos que sobre el suelo como recurso natural ha tenido la agricultura y ha propiciado la aparición de conceptos agroproductivos, sustentados en la combinación e interacción de los avances tecnológicos modernos, con la preservación y mejora del ambiente y las prácticas tradicionales de cultivo.
La agricultura ecológica, resultado genuino de esta nueva concepción de la actividad agraria y que se orienta a la producción en armonía con el entorno, conservando y mejorando la bioestructura del suelo y combatiendo a las plantas indeseables y las plagas, sin dañar a los organismos benéficos, tiene en la rotación de cultivos, uno de sus componentes principales.
¿Qué aspectos deben tomarse en cuenta al establecer una rotación de cultivos?
 Que los cultivos incluidos se beneficien mutuamente; es decir, que tengan diferentes exigencias nutrimentales y demanda de agua, de manera que se aproveche al máximo la fertilización aplicada y no se produzca el agotamiento del suelo.
 Que luego de un cultivo de raíces profundas, se establezca un cultivo de raíces superficiales, de manera que se facilite el drenaje y la aireación del suelo.
 Que se alternen o sucedan cultivos de poca biomasa radicular con aquellos de biomasa abundante, lo que estimula la actividad biológica del suelo.
 Que puedan emplearse los mismos medios de preparación y manejo del suelo, así como el mismo sistema de riego.
 Que no coincidan en el tiempo los períodos de mayor demanda de trabajo de los diferentes cultivos incluidos en la rotación.
 Que el suelo se mantenga cubierto, con lo que se evita la erosión, y que se propicie el incremento de su contenido de materia orgánica, de forma que se conserve o mejore su bioestructura.
 Que se reduzca la presencia de plagas y plantas indeseables; deben separarse los cultivos que presenten igual susceptibilidad ante las plagas.
 Que los cultivos incluidos sean competitivos a los efectos del mercado y que su producción resulte económicamente ventajosa.
 Que se incluyan los abonos verdes y las leguminosas en la rotación, cuando no se realicen prácticas de biofertilización o aplicación reiterada de materia orgánica.
La puesta en práctica de estas recomendaciones, solamente exige una adecuada planificación de las siembras, basada en el conocimiento de las condiciones edafoclimáticas, el mercado a que se tributará la producción y los objetivos sociales que se persiguen con la actividad agraria. Es práctica común concebir programas de rotación de cultivos, para una duración mínima de tres años.
Deberá prestarse atención, igualmente, al logro del mayor número de rotaciones posibles, dada la disponibilidad real de recursos como agua, fertilizantes, semilla, etc., a fin de aprovechar óptimamente las condiciones de producción.
¿Qué objetivos se logran con la rotación de cultivos?
a) Control de plagas; enfermedades y malas hierbas.
Una rotación adecuada de cultivos influirá favorablemente en el control de plagas y en su reducción a niveles permisibles desde el punto de vista ambiental y económico. La alternancia espacial y temporal de cultivos tiene un efecto inhibitorio sobre muchos patógenos, ya que la falta de un hospedante adecuado implica la interrupción de su ciclo natural y merma su presencia en el área.
Respecto a los insectos y plantas indeseables, de modo similar, la modificación sucesiva del ambiente hace que estos organismos no encuentren el hábitat estable que permitiría un crecimiento notable a sus poblaciones y pueden ser controlados mediante los sistemas de manejo integrado.
Así, se conoce que en un período de 2 a 3 años pueden reducirse las afectaciones causadas por hongos, en tanto las debidas a nemátodos requieren de 3 a 5 años para su control y las ocasionadas por insectos, de 5 a 6 años. La actividad biológica del suelo y su contenido de materia orgánica, características muy influenciadas por las prácticas de rotación, juegan un papel fundamental en el logro de este resultado.
b) Mejora de la bioestructura del suelo.
El sistema radical de cada cultivo explora distintos estratos del perfil del suelo, produciendo la colonización del mismo y con ello, la formación posterior de poros que serán ocupados por aire, agua o ambos elementos. Esto tiene un positivo efecto sobre las propiedades físicas del suelo y sobre su estabilidad.
c) Aumento de la biodiversidad.
Al incluir diferentes especies vegetales en la rotación de cultivos, se influye positivamente en la biodiversidad, no sólo respecto al monocultivo como alternativa sino además, por la presencia de microorganismos asociados a cada cultivo en particular y el balance general que se logra en relación con la flora y la fauna acompañantes y sus interacciones.
Incrementar la biodiversidad implica incrementar la estabilidad del sistema y por tanto reducir los costos económicos y ambientales de su conservación y uso, básicamente en términos de reciclado de nutrimentos; control del microclima local; disminución de organismos plaga; conservación del suelo y el agua y eliminación de contaminantes.
d) Ahorro de recursos.
Es posible disminuir los riesgos productivos, en tanto las condiciones ambientales o la incidencia adversa de determinado factor pueden ser eventualmente desfavorables para un cultivo, pero es poco probable que lo sean para los demás cultivos integrantes de la rotación, que están sembrados en otros lotes, lo que significa menor posibilidad de pérdidas.
También, desde el punto de vista de la fertilidad química del suelo, la rotación de cultivos significa un mejor balance nutrimental y por tanto la prevención de desequilibrios como los que caracterizan a las áreas dedicadas al monocultivo. Esto, en términos de respuesta vegetal, se expresa en el hecho de que los rendimientos de las distintas especies vegetales, suelen ser superiores cuando se incluyen en sistemas de rotación de cultivos, con relación a su producción en condiciones de monocultivo.
Ejemplos de esquemas de rotación de cultivos
 Soya / abono verde / Arroz / Soya
 Soya / sorgo (grano) / Maíz (forraje) / Soya
 Kenaf / Abono verde / Arroz / Kenaf
 Tabaco / Abono verde / Tabaco
 Pimiento / Lechuga / Sandía / Habichuela / Pimiento
 Habichuela / Acelga China / Melón / Lechuga / Habichuela
 Tomate / Remolacha / Habichuela / Quimbombó / Tomate
 Zanahoria / Ají / Pepino / Quimbombó / Zanahoria
 Brócoli / Rábano / Lechuga / Habichuela / Pepino / Brócoli
 Coliflor / Sandía / Habichuela / Coliflor

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario